Servicio expres de colchones CONSEJOS PARA DESCANSAR | DERMACOLCHÓN

CONSEJOS PARA DESCANSAR

CONSEJOS PARA DESCANSAR

 

LA IMPORTACIA DE UN BUEN DESCANSO PARA SENTIRSE MEJOR

Es conocido por todo el mundo que si descansamos bien durante la noche, nuestro cuerpo rendirá más y mejor durante nuestras acciones de cada día, por eso, tenemos que ser conscientes que un descanso reparador, unido a un ejercicio saludable, es lo que nuestro cuerpo necesita para estar a pleno rendimiento.

Pero el problema surge cuando buscamos el lecho óptimo de descanso para cada uno, pues no todas las personas dormimos de la misma manera porque nuestros cuerpos y rutinas del día a día son diferentes en cada uno de nosotros., y tanto es así, que incluso en una misma pareja que duerme en un mismo colchón, pueden tener una forma muy distinta de descansar y aunque a uno le vaya muy bien, el otro se puede encontrar en un infierno cada vez que se acuesta en la cama con la intención de descansar.

Muchos son los factores que influyen a la hora de elegir nuestro compañero de sueño, y tener claro que no hay una fórmula mágica para todos, pues como he dicho antes cada uno necesitamos nuestro colchón.

Por lo general a lo que más importancia podemos dar es a que sea más firme o adaptable (es decir duro o blando). Esto viene marcado por nuestra postura nocturna, ya que si dormimos boca arriba, por lo general, es aconsejable que sea más firme, y si dormimos de lado, es mejor blando. No obstante lo recomendable es que nuestro colchón sea adaptable y cómodo, pero a su vez firme, para que nos mantenga la espalda en la posición correcta durante las horas de sueño. Esto se consigue con los nuevos modelos que hay en el mercado que integran confort unido a la firmeza de un buen soporte con materiales de última generación.

Otro factor importante es la sensación térmica de cada durmiente (frío, calor y sudoración), y aquí es interesante destacar, que como norma general, los colchones de muelles transpiran mejor que los de núcleo sólido (látex, visco, espumación, etc.) por lo que habiendo un problema de calor o sudoración conviene tener un colchón de este tipo ya que renueva el aire interior con mayor frecuencia, no obstante hoy en día existen materiales nuevos de poro abierto y tejidos supertranspirables que aumentan el paso del aire durante el sueño, generando así una mayor sensación de confort.

Igualmente influye la temperatura de confort del hogar y la ventilación adecuada que hagamos en el mismo, siendo recomendable el entorno de los 20 grados centígrados.

La base sobre la que apoyamos el colchón es, a veces, la gran olvidada y es un complemento ideal para que nuestro sueño sea placentero, ya que hoy en día hay somieres más flexibles o bases más rígidas en función de la sensación que queremos lograr, o el colchón que tengamos que posar.

Tanto es así que el peso de cada persona o pareja influye directamente sobre el colchón y éste sobre la base, por lo tanto para un buen descanso es indespensable una buena base adaptada a cada individuo y a su colchón, habiendo en el mercado gran variedad de somieres, canapés abatibles, camas eléctricas de ayuda a la posición adecuada, etc., así que no dudéis en tenerlo en cuenta.

Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida en la cama, por lo que es importante pararse a pensar, si realmente estamos aprovechando las horas de sueño para descansar.

El buen asesorameinto de una tienda especializada y la amplia gama de productos existentes en el mercado hoy en día, nos permitirán elegir el equipo de descanso que más se adapte a nuestras necesidades y tened por cuenta que vale la pena. 

 

---------------------------------------------------

 

 ¿TE DUELE LA ESPALDA?

TU COLCHON PUEDE SER EL MOTIVO

Quién más o quién menos nos hemos levantado por las mañanas con las típicas molestias, especialmente en la espalda. Lo más probable es que el origen del problema sea el uso de un colchón que, por sus características o por su antigüedad, no sea el adecuado para nuestro cuerpo. Todos necesitamos descansar por las noches para aprovechar el día siguiente al máximo, por lo que dormir en un buen colchón aumentará la calidad de nuestras vidas y mejorará nuestra salud. En el mercado se pueden encontar una gran variedad de colchones, de látex, viscoelásticos, de muelles... que nos ayudarán a evitar que nos levantemos por la mañana con el tan temido dolor de espalda. 

No hace muchos años se nos decía que cuanto más duro era un colchón, mejor para las molestias de la espalda, recomendándose, incluso, la colocación de una tabla debajo del colchón, pues los colchones solían ser de una espuma de mala calidad o colchones de muelles de una firmeza muy baja, lo que junto a los clásicos somieres de muelles, se convertían en unas camas muy blandas. 

Más tarde se pusieron de moda los colchones de látex que se caracterizaban por ser blandos, con poca firmeza. Se decía que el látex al ser un material tan suave no presionaba el cuerpo y las molestias de espalda desaparecían.

Actualmente está demostrado que al contrario de lo que se pensaba, los colchones con firmeza media son los adecuados para personas que sufren de dolores de espalda.

LA FIRMEZA DEL COLCHON

El grado de firmeza es algo a tener muy en cuenta a la hora de elegir colchón. Un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de la manera adecuada. Debe ser lo suficientemente firme para sostener bien el cuerpo, pero no tanto que resulte incómodo.

La escala de firmeza se divide en: Firmeza Suave, Firmeza Media y Firmeza Alta. No hay que confundir firmeza con adaptabilidad. Un colchón puede adaptarse muy bien a tu cuerpo, envolverlo, y ser de firmeza alta. La firmeza de un colchón de muelles dependerá del grosor del acero, del número de muelles, de su diámetro y forma, de cómo están unidos... La firmeza de un colchón de látex, de espuma o de viscoelástica, depende no sólo de la densidad del material (kg/m3), sino también del número de capas, de sus grosores y combinaciones. Una mayor densidad en principio es mejor, posee mayor resiliencia (capacidad de recuperación) y durabilidad con el paso del tiempo.

Un buen colchón debe respetar la curvatura natural de la columna vertebral al colocarse boca arriba y alineada mientras duermas de lado. Si el colchón es demasiado duro, no se adapta al cuerpo, hace que el peso del cuerpo no se distribuya adecuadamente por toda la superficie del colchón. En un colchón demasiado blando, el cuerpo tiende a hundirse.

Por lo tanto, si padeces de dolores lumbares lo mejor es elegir un colchón de firmeza media y con adaptabilidad para que las zonas del cuerpo que están en contacto con el colchón no sufran ningún tipo de presión y se amolden al colchón ofreciendo comodidad.

 

 

ENTREGA A TODA ESPAÑA